mascarilla_facial_casera

Mascarillas faciales caseras y naturales

Si te ha gustado, ¡compártelo!

Para cuidar la piel de la cara es recomendable que te apliques de vez en cuando alguna mascarilla como tratamiento complementario a la limpieza e hidratación diaria. Las mascarillas aportan ese extra de cuidado para sanar, nutrir y reparar tu piel del rostro. Es importante que estén hechas de ingredientes naturales y que no sean tóxicos ya que está científicamente demostrado que el uso continuado de productos tóxicos nocivos en la piel puede desencadenar en un futuro problemas de salud. Por suerte, existen muchos productos de cosmética natural y ecológica disponibles y que se adaptan a todos los tipos de piel. O también puedes optar por prepararte tú misma tus mascarillas usando ingredientes que puedes encontrar fácilmente en tu cocina o tocador. Es un ritual muy divertido que incluso puedes hacer conjuntamente con tu pareja (si se deja) o con tus amigas. Si te animas a probarlo aquí te dejamos dos recetas de mascarillas faciales caseras usando ingredientes naturales y como siempre te recomendamos que sean ecológicos.

Para ambas mascarillas vas a necesitar:

  • Un pequeño recipiente, mejor que no sea de plástico
  • Una cucharada de postre
  • Un pincel suave especial para el rostro

Es importante también tener en cuenta que la mascarilla hay que aplicarla sobre el rostro lavado y también te recomendamos que antes de extenderla por todo el rostro pruebes en un tozo pequeño no muy visible para comprobar que tu piel la tolera bien.

Mascarilla de avena y calabaza casera

mascarilla_de_avena_calabaza

Esta mascarilla natural tiene propiedades anti-aging, hidratantes y efecto peeling. Por un lado, la calabaza es rica en anti-oxidantes como la vitamina A, C y E lo que le confiere ese poder para combatir los radicales libres que son los responsables en parte del envejecimiento de la piel. Por el otro, la avena evita la deshidratación de la piel ya que establece una barrera protectora contra las agresiones externas y también ayuda a eliminar las células muertas haciendo un exfoliado muy suave. Finalmente el aceite de jojoba te va aportar hidratación y regular la secreción sebácea, si tienes la piel mixta-grasa consigue equilibrar la producción de grasa y si la tienes seca consigue estimularla.

Los ingredientes que vas a necesitar son:

  • 2 cucharadas soperas de calabaza cocida y triturada
  • 1 cucharadita de poste de aceite de jojoba
  • 1 cucharada sopera de copos de avena triturados

Los pasos para prepararla son los siguientes:

  • Corta un trozo de una calabaza, pélalo y cócelo unos 20 minutos
  • Luego tritúralo como si fuera un puré y déjalo enfriar
  • Tritura los copos de avena con un procesador de alimentos
  • Mezcla bien la calabaza y la avena trituradas con el aceite de jojoba en el recipiente
  • Aplicar la mascarilla con un pincel en toda la cara y déjala actuar 10-15 minutos
  • Luego retírala con agua tibia y procede a hidratarla con tu crema habitual o gel de aloe vera

Mascarilla de aguacate y plátano casera

mascarilla_de_aguacate_platano

Multi-beneficios, así es como podríamos definir a esta mascarilla natural a tu piel del rostro ya que te aporta todo un conjunto de propiedades para tu piel. En concreto, suaviza, hidrata, reduce las arrugas, exfolia y combate el acné. Todo gracias en primer lugar al aguacate, que con sus propiedades humectantes junto con el aceite de jojoba hidrata la piel en profundidad. Luego al plátano que ayuda a eliminar las arrugas y el zumo de naranja o limón aporta una dosis de anti-oxidantes y también purifica las pieles con granos.

Los ingredientes son:

  • 1 aguacate maduro
  • 1 plátano
  • 1 cucharadita de postre de aceite de jojoba
  • 1 cucharadita de postre de zumo de naranja o limón

El proceso de preparación es:

  • Pelar el aguacate y el plátano y triturarlos con una cuchara o usando un procesador de alimentos
  • A esta mezcla añádele el aceite de jojoba y el zumo
  • Ponlo en el recipiente y aplícatelo con el pincel en toda la cara
  • Déjalo actuar 10-15 minutos
  • Luego aclara tu cara con agua tibia e hidrátala
Si te ha gustado, ¡compártelo!

Deja un comentario